¿Cuáles son las características del policarbonato?

El policarbonato (PC) se clasifica como un “termoplástico” (en contraposición a un “termoestable”), y el nombre tiene que ver con la forma en que el plástico responde al calor.

Los materiales termoplásticos se vuelven líquidos en su punto de fusión que es a 155oC.

Un atributo útil e importante sobre los termoplásticos es que pueden ser calentados hasta su punto de fusión, enfriados y recalentados de nuevo sin degradación significativa.

En lugar de quemarse, los termoplásticos como el policarbonato se licuan, lo que les permite ser fácilmente moldeados por inyección y luego reciclados posteriormente.

Por el contrario, los plásticos termoestables sólo pueden calentarse una vez, típicamente durante el proceso de moldeo por inyección.

El primer calentamiento hace que los materiales termoendurecibles se ajusten, similar a un epoxi de 2 partes, dando como resultado un cambio químico que no se puede invertir.

Si se trata de calentar un plástico termoestable a una temperatura alta por segunda vez, simplemente se quemaría.

Esta característica hace que los materiales termoestables sean candidatos pobres para el reciclaje.

El policarbonato es también un material amorfo, lo que significa que no exhibe las características ordenadas de los sólidos cristalinos.

Típicamente, los plásticos amorfos muestran una tendencia a ablandarse gradualmente, es decir, tienen un intervalo más amplio entre su temperatura de transición vítrea y su punto de fusión, en lugar de presentar una transición aguda de sólido a líquido como se observa en los polímeros cristalinos.

En este caso un copolímero está compuesto de varios tipos de monómeros diferentes en combinación entre sí.

En la industria y en general, en muchos sectores, el policarbonato es un material altamente utilizado para aplicaciones que requieren transparencia y alta resistencia al impacto.

Es una alternativa mucho más ligera que el vidrio y contiene además un filtro UV natural, por lo que a menudo se utiliza en gafas.

Entre la gama de opciones en donde podemos ver el uso del policarbonato o las láminas de policarbonato son: en ventanas, prototipos, tubos de equipos deportivos, para luz LED, para crear modelos impresos en 3D y un largo etc.

La forma en que se diferencian los tipos de policarbonato es por la forma en como son llamados en cuanto a su nombre genérico (policarbonato) y son típicamente diferenciados por la cantidad de refuerzo de fibra de vidrio que contienen y la varianza en el flujo de fusión entre ellos.

Algunos policarbonatos tienen aditivos tales como “estabilizadores UV” que protegen el material de la exposición a largo plazo del Sol.

El policarbonato moldeable por inyección puede incluir otros aditivos tales como agentes de desmoldeo que lubrican el material durante el procesamiento.

Una vez procesado a este material podemos encontrarlo en acabados para su venta como láminas de policarbonato, en cilindros o barras.

En Plastitec podemos apoyarte en la elección del mejor acabado de policarbonato que requieras, solo llámanos o visitamos en nuestras sucursales.