Dieciséis formas económicas para cuidarse

Dieciséis formas económicas para cuidarse

¡Vaya cosa! ¿No te ha pasado que un día despiertas, te ves al espejo y te sientes mal… entre cansado, pasado de peso y con ojeras?

Y para terminar el cuadro tomas tu báscula electrónica para saber cuánto has subido de peso en lo que va del año y notas que ya son más de un par de kilos acumulados…

Pues justamente hoy tuve “ese día”, y ante tal situación tenemos varias opciones: ignorar el cómo nos vemos y sentimos, el tenernos lástima y seguir igual o tomar acción y comenzar a realizar pequeños cambios a nuestro día a día.

A veces es necesario un descanso de la rutina para sentirse rejuvenecido y aumentar el estado de ánimo.

Y para nuestro beneplácito no se requiere involucrar un día en un spa de lujo o hacer cambios drásticos ni ostentosos.

Son en ocasiones esos pequeños giros que incluso son económicos o gratis los que nos pueden ayudar a tener un gran impacto en nuestra felicidad y bienestar. Solo es cuestión de dar el primer paso: tomar la decisión de hacer ajustes para sí mismo.

Lo más interesante del caso es que la lista que voy a compartirte solo nos tomará escasos 30 minutos al día… así que podemos comenzar sin grandes tropiezos, ¿me acompañas?

  • Hacer una cena especial en casa. Es más barato que un restaurante de lujo y puedes recurrir a poner todo el servicio como un mantel, velas y platos elegantes. Esto es ideal para los que gustan de cocinar y el buen comer.
  • Sumérgete en la bañera. Si eres de las personas privilegiadas que tienes una bañera, coloca en tu agenda un tiempo largo para darte un baño de burbujas. Coloca luces bajas o velas a tu alrededor para darte esa atmósfera especial, escucha tu música favorita y busca calmar tu mente para llegar a un estado de relajación total.

  • Ver videos divertidos en YouTube. Reír es una gran forma de reducir la tensión. Ya sea que veas a tu comediante favorito, mascotas o videos para niños, te sentirás más relajado después.
  • Visita un museo o una galería local. Pasa un tiempo observando el arte. Si no hay nada cerca de casa, echa un vistazo a Google Arts and Culture, tienen lugares de arte como “The Met” en Nueva York y “The Tate” en Londres. Siempre es bueno cultivarse un poco.
  • Date un mini masaje de espalda. Recurre a una pelota de tenis y ponte cerca de la pared. Coloca la pelota de tenis cerca de donde estás experimentando tensión, inclínate contra la bola y muévete suavemente dejando que la bola masajee la tensión.
  • Hacer una caminata. Si tienes un parque cerca o una pista de senderismo local entonces toma una caminata e incluso explora el lugar. Las excursiones locales requieren que lleves lo básico como agua, aperitivos, primeros auxilios y una linterna.
  • Tener una maratón de películas. Disfruta una tarde de “cine en casa” y puedes recurrir a unas palomitas o snacks saludables y ve esas películas que no habías conseguido ver en el cine o repite aquellas que son tus películas favoritas.
  • Disfruta de tu bebida favorita. A veces por tantas ocupaciones no conseguimos tomarnos ese café especial, o bebida que tanto disfrutas. Así que apapáchate y coloca una fecha en tu calendario para disfrutarla.
  • Disfruta del desayuno en la cama. Si te sientes decaído puedes disfrutar del desayuno en la comodidad de tu propia cama.
  • Visita una biblioteca local. Busca en esos rincones y en las pilas de libros nuevas ideas o disfruta de esos viejos libros. Pasa algo de tiempo leyendo sólo por placer en un entorno diferente.
  • Prepárate tu postre favorito. No esperes una ocasión especial, disfruta de tu postre favorito en medio de un día cualquiera sin razón aparente. Si quieres hacer algo saludable, solo busca en Internet y te saldrán toneladas de opciones.
  • Pasa tiempo al aire libre. Cuando el tiempo es agradable, ve a sentarte en el jardín o patio o definitivamente visita un parque local. Lee un libro o simplemente admira tus alrededores.
  • Tómate una siesta. Una siesta de veinte minutos te hará sentir renovado.
  • Aprende algo nuevo. Ir a una conferencia local o tomar una clase en línea en algo que te interese te ayudará a retomar confianza.
  • Tómate una tarde libre. A menudo usamos nuestro tiempo libre para hacer recados y atender asuntos pendientes. En su lugar, mejor busca hacer algo divertido.
  • Toma una clase de yoga. El yoga puede ser relajante y rejuvenecedor. Ya sea en un gimnasio o viendo un video, la cuestión es buscar hacer algo de estiramiento y encontrar un equilibrio interno.

Bueno, creo que hay más cosas que podemos anexar… así que solo tomemos un punto y de ahí arrancamos.

Yo comenzaré con el Yoga… ¿Y tú?