Octubre, un mes para concientizar en materia de salud

Octubre, un mes para concientizar en materia de salud

Seguramente ya sabes qué significa el listón rosa, que muchas de tus amigas (y algunos amigos, ¿por qué no?) colocan en sus perfiles de redes sociales durante el mes de octubre y que también se deja ver en los atuendos de distintas celebridades, en los logotipos de marcas e instituciones y en distintos eventos deportivos.

Lo que tal vez no sepas es por qué se eligió a octubre para ser el Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama. El primer listón rosa se utilizó en una carrera que se llevó a cabo en la ciudad de NuevaYork, en octubre de 1991; entonces, la Fundación Susan G. Komen, dedicada a difundir información para prevenir y tratar el cáncer de mama, obsequió dichos lazos a los participantes, para que llamaran la atención a favor de esta causa.

info-cancer

Susan G. Komen fue una de las incontables víctimas de esta enfermedad. Murió a la temprana edad de 36 años y su hermana, Nancy Brinker, creó la fundación para honrar su memoria pero, sobre todo, para evitar que más mujeres perdieran la vida por culpa de la desinformación y la falta de prevención. La imagen del listón se tomó de las campañas de lucha contra el SIDA, cuyo emblema es el lazo rojo; el color rosa, como ya se imaginarán, se eligió por la asociación que tiene con el género femenino en la mayoría de las sociedades occidentales.

Año con año, más fundaciones y organizaciones civiles se sumaron a la causa de la fundación Komen, hasta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció a octubre como el Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama.

¿Y por qué la sensibilización es importante? Es bien sabido que la prevención es el mejor remedio para evitar o tratar a tiempo cualquier enfermedad. Sin embargo, en relación con el cáncer de mama es doblemente importante por varias razones:

  • cada año se registran 1,38 millones de nuevos casos;
  • anualmente ocurren 458 mil muertes causadas por esta enfermedad o por complicaciones derivadas de la misma;
  • es el tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres;
  • no existen conocimientos suficientes acerca de las causas de la enfermedad, ni se ha encontrado una cura;
  • por tanto, la detección temprana es la mejor arma para combatirla.

Una buena noticia en este oscuro panorama es que las estrategias para detectar a tiempo el cáncer de mama son muy sencillas de implementar. La primera es la autoexploración, que debe practicarse con regularidad a partir de los 20 años. A partir de los 25 años, se recomienda practicar la exploración clínica de mamas, que también implica las fases de observación y palpación, sólo que éstas las lleva a cabo un especialista. A partir de los 40 años o antes, si se detectan anormalidades, se implementa la mastografía; un estudio de rayos X que permite observar detalladamente las glándulas mamarias y detectar cualquier presencia extraña.

Los tabúes relacionados con el sexo y particularmente con la sexualidad femenina todavía pesan sobre muchas mujeres y hacen que se sientan avergonzadas de tocarse o, más aún, de acudir a un médico. Muchas de ellas se atienden hasta que se manifiestan síntomas severos, pero entonces suele ser muy tarde para aplicar tratamientos que contengan la enfermedad. De ahí la importancia de ponerse el listón rosa, difundir la información y cambiar mentalidades, para que la salud siempre sea lo primordial.