La mejor versión de nosotros mismos

La mejor versión de nosotros mismos

La semana pasada fui a un viaje de negocios a la ciudad de Monterrey, donde pasé un tiempo de tres días, en los que mis colegas y yo asistimos a un gran número de conferencias y reuniones, en algunas de las cuales tuve un papel importante que jugar y donde surgieron algunos problemas que sin previo auto-entrenamiento jamás habría superado.

Esto es algo que entendí hace un tiempo, al estar sentado en una sala de espera de VivaAerobus y ver como otro pasajero gritaba de una manera incontrolable por teléfono, como si nadie ahí estuviera, algo que estoy seguro que si hace en un aeropuerto lleno de personas, hace donde sea.

Al ver esto entendí que los seres humanos racionales deben de ser  siempre seres en control de sí mismos, tanto para su propio beneficio como por respeto a la sociedad que les rodee.

Sin embargo, el gran problema es que muchas personas no entienden el valor de superarse a fin de convertirse en seres más útiles para con nuestra sociedad y para con nosotros mismos.

Esto solo se puede conseguir mediante la implementación de estrategias cuyo objetivo es sacar lo peor de nosotros mismos, para que literalmente se quede aquello que no queremos en el exterior, donde se lo lleve el viento.

superación personal

Una manera muy efectiva de conseguir nuestra auto-superación es convertirnos por uno minutos cada noche,  después de nuestro día, en los jueces más severos de nuestras propias acciones, mediante una reflexión profunda de nosotros mismos y quienes somos.

Tenemos que sentarnos sin la ayuda de nadie y convertirnos en otra persona que tiene la intención de derrotarnos, para lo que tendremos que entender algunos puntos importantes para conseguir este objetivo.

El punto principal es entender de una manera clara y sin sentimientos cuáles son nuestras debilidades más fuertes, para poder atacarlas y explotarlas.

A su vez, tenemos que ver (al ser este personaje ficticio) cuáles son nuestras principales cualidades y puntos fuertes, para poder así evitarlos e impactar por otro lado, a modo de poder tener éxito.

Una vez que entendemos esto, nos será mucho más fácil trabajar en nuestras debilidades para fortalecerlas y explotar nuestras cualidades de una manera que interactúen armoniosamente con nuestras debilidades, quienes se fortalecerán como el agua se fortalece al congelarse en el invierno.

Al hacer esto correctamente no solo nos corregiremos a nosotros mismos, sino que también aprendemos a superar a cualquier rival sistemáticamente, ya que ningún rival será más fuerte y más peligroso para nosotros que nosotros mismos.

Sin embargo, esto requiere de una enorme fuerza de voluntad, algo que tenemos que tener muy en mente antes de embarcar en una expedición de esta magnitud, ya que el campo de batalla está en nosotros mismos.

En mi caso en particular, debo decir que mis debilidades solían estar en un pánico escénico casi incontrolable, algo que de no haber trabajado antes de estas conferencias hubiera hecho un ridículo enorme.

Por eso, queridos amigos, conviértanse en sus jueces más severos, para transformarse en la mejor versión de ustedes mismos.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *